Déjame con mi pacto de ficción

lectura

Es que el pacto de ficción se vende muy caro ahora mismo… me decía mi profesor de géneros literarios. Me lo decía con una especie de cansancio, de conformismo sin remedio, mientras discutíamos en clase sobre la actitud de los lectores. Concretamente, a mí me indignaba que hubiera personas que tomaran como ciertas las premisas de las novelas de Dan Brown y no lograba comprender hacia dónde iba el ejercicio de la lectura y la asimilación que conllevaba.

Tan ridículo como cuando mi abuela decía que a ella le gustaban las biografías porque las novelas son muy fantasiosas. Claro, abuela, esa es la clave de las novelas: la ficción, la fantasía; tampoco te creas que las biografías son reales y objetivas al 100%: está la memoria que engaña, los datos que faltan, el autor que juzga…

Para colmo, la última moda a la hora de ver películas, series y demás obras de ficción es dudar de su «realismo» y de su «credibilidad». Te puede haber encantado pero en el fondo tal personaje te resulta poco creíble, el final es tan peliculero, es imposible que sucedieran así las cosas, en tan poco tiempo… ¿Será que nos tomamos muy a pecho la mímesis aristotélica? A saber, pero no olvidemos el apunte de Aristóteles: siempre es preferible lo fantástico verosímil que lo real que no lo es.

De acuerdo, será que todos somos expertos en narratología y demás especialidades de la teoría de la literatura, pero dejadme disfrutar de mi pacto de ficción, dejadme que suspenda mi razón y que, durante el tiempo que invierta en leer una novela o ver una película, mi lógica sea la que haya dictado el autor, una lógica y una semántica al servicio del ritmo de la trama, orientada a crear un mundo posible y a que yo tenga mi dosis de catarsis en condiciones.

El pacto de ficción es el elemento indispensable a la hora de disfrutar de un libro o de una película. Si no lo concibes como un juego, si no aceptas las reglas de su juego, ¿qué sentido tiene leer novelas o ver películas?

[Imagen:~mirella]

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 28/01/2013 a las 10:30. Se guardó como Filología pedestre y etiquetado como , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

2 pensamientos en “Déjame con mi pacto de ficción

  1. Eso me recuerda a mi madre y su “es que eso es imposible” cuando ve que tengo puesta una peli de scifi o fantasía. Ella es de dramas porque son realistas… como esos telefilmes de antena3 con tercerlos gemelos malvados que aparecen de la nada y giros de guión absurdamente vergonzosos y bastante lejos de poder justificarse con lo que cuentan antes xD

  2. Pingback: Navegante inquieto 01-13 | Adrián Perales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: