Con un par de cebollas

Los eventos merecen la pena por las personas. Sí, ya sé que esto es una evidencia, pero después de muchas charlas, mesas redondas y ponencias, con presentaciones y chistes repetidos (algunas se salvan, no tantas como yo quisiera), te das cuenta de que vas allí a reencontrarte con viejos conocidos y a descubrir personas que jamás pensaste que existían.

Esto último fue lo que me ocurrió en la última Red Innova, donde Pablo me presentó a Daniel Molina. Como él mismo dice, él es el más geek de los agricultores pero también es el más raro cuando está entre los geeks, porque Daniel ha decidido dar una vuelta de tuerca al negocio familiar, Agrofuentes, a su cultivo de cebollas (con Denominación de Origen, ojo): algo le picó en las redes sociales y pensó que las cebollas podían ser 2.0

Curioso, ¿no? Además de la distribución tradicional, internet le pareció una buena manera de dar a conocer su producto, las cebollas dulces, unas cebollas con un sabor peculiar por las condiciones climáticas y el terreno en el que se cultivan, que no pican. La tienda online está bien, pero ¿y Twitter? Probó y no parece que le haya ido mal pues todos los miércoles, a partir de las 11’00 los tuiteros estamos pendientes de las pistas del concurso #encebollados, para ganarnos una caja de cebollas.

Una genialidad: esa es mi opinión, porque probablemente, más de uno pensará que las cebollas son un producto complicado de dinamizar, pero no deja de ser algo palpable, que no es humo. Además, gracias al concurso, consigues que cada semana, durante toda una mañana, los usuarios estén hablando de cebollas, incluso llegando a estar entre los trending topics, y finalmente, cada semana tendrás a alguien que habrá conseguido una caja de cebollas, que probablemente hablará de ellas y que hasta puede que las comparta.

Desde que le conocí le dije que yo conseguiría una de esas cajas y por fin, hace dos semanas, pasó. Y ya tengo la caja en mi poder, que me hizo más ilusión… Estoy deseando probarlas, porque me tienen enamorada desde que Daniel me habló con tanto cariño de sus cebollas: ya se sabe, el poder de convicción de las cosas que se dicen de verdad.

Y por cierto, los detalles importan: la carta que acompañaba a la caja hablando de las características de este producto está impresa en papel cebolla 😉

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 28/09/2012 a las 10:45. Se guardó como Internééé y etiquetado como , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: