El aburrimiento, nueva categoría olímpica

Anoche, Julian Barnes se tenía que estar descojonando de la risa en su casa mientras veía la ceremonia inaugural de Londres 2012. Él, que se rió de la conversión de las ciudades en sus propios parques temáticos, él, que enumeró los 50 tópicos más frecuentes a la hora de hablar de Inglaterra para crear el parque temático de un lord estrafalario en su novela Inglaterra, Inglaterra, vio cómo la premisa de su novela se hacía realidad, con Tim Berners Lee incluido, que aún me pregunto qué pintaba allí.

No obstante, el problema no fueron los tópicos sino el tostonazo de gala que nos tragamos, lo cual no es extraño. No, no lo es porque habitualmente este tipo de eventos lo son (entre otras cosas, porque duran mucho) y porque Danny Boyle en ocasiones es un poco plasta. Me duele en el alma decirlo, porque soy hiperfan de su primera película, Shallow Grave, pero es capaz de hacer pelis que visualmente son la leche, como Trainspotting, y tostones mayúsculos, con menos profundidad que una tapa de yogur, como La playa. De Slumdog Millionaire ni hablo: no conseguí ver más allá de media hora.

A todo esto sumémosle los desafortunados comentaristas de TVE, que hablaron de ‘sufraguismo’, de ‘orden alfabético inglés’, de Nolen-Nolan-Novak Djokovic, de Sharapova al estilo Rajoy y entristecieron a Jimmy Wales, al hablar de múltiple ‘islas pequeñas’. Algunos han dicho que fuimos especialmente crueles en Twitter: probablemente, pero no es conveniente ponérnoslo tan fácil.

Pese a todo, reconozcamos algunos de sus grandes momentos:

  1. God bless the Queen, porque su cara resumió a la perfección cómo estaba siendo la gala y nos ha legado para la posteridad un meme grandioso. Tanto que ensombreció su entrada con James Bond, una entrada en la que todos pensamos que le veríamos las bragas a Isabel II.
  2. Mr. Bean haciendo de las suyas en Carros de Fuego (me recordó al momentazo de los Tricicle en Barcelona 92).Hubo gente que echó de menos a los Monty Python, pero dudo mucho que se hubieran podido lucir, además de faltar uno de ellos.
  3. Descubrimos que había uniformes peores que el nuestro, pero más allá de eso nos cautivaron las katiuskas de los checos. 
  4. La selección musical no estuvo mal (hubo faltas notables, como The Clash y su London calling), pero la frialdad con que se recibió My generation de The Who, Satisfaction de Rolling Stones, Firestarter de Prodigy y Born Slippy de Underworld fue síntoma de lo dormidos que estaban todos los asistentes. O es que tienen poco ritmo en el cuerpo.
    Menos mal que el «homenaje» a los Beatles lo salvaron Arctic Monkeys con su versión de Come together, porque el cierre de fiesta de Paul McCartney fue vergonzoso (el que tuvo no retuvo, ni orina, oiga). 
  5. El pebetero. No voy a decir que la espera mereció la pena porque mentiría, pero cumplió con la intriga que despertó.
Anuncios
Esta entrada fue publicada el 28/07/2012 a las 17:08. Se guardó como Fechas marcadas en el calendario, Internééé y etiquetado como , , , , , , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: