Cinco películas para entender mi infancia

A mí padre le hizo mucha gracia que en The Big Bang Theory los cuatro protagonistas celebraran su peculiar Columbus Day. Se rió y me dijo «anda, mira, son como tú». Y sí, he de reconocerlo: yo soy fan de Los Goonies, Gremlins y El secreto de la pirámide.

Mis padres no entienden mi afición por estas películas (sobre todo las dos primeras), pero tampoco lo hace mucha gente que no ha llegado a los 30 años. Supongo que es una cuestión generacional, que está dentro de esa idea que teníamos cuando éramos pequeños de que ir al cine era todo un evento, un evento que se repetía con cierta frecuencia, muchos sábados por la tarde. Rompías la rutina de tus juguetes, de los programas de televisión de siempre porque sólo había dos canales. Y te ibas a vivir aventuras increíbles.

Aventuras que hablaban de un grupo de amigos que, de repente, se encontraban un tesoro pirata al final de un montón de pruebas, de un monstruito adorable que provocaba una invasión macarra por parte de sus congéneres más chungos, de la adolescencia del detective más famoso de todos los tiempos que, para colmo, nos tenía a todos fascinados por aquella época porque le habían dedicado una serie de dibujos animados. No eran universos especialmente complejos pero te hacían soñar con que te pasaran a ti todas esas cosas, porque te resultaba familiar. Y porque al final las tres reglas de oro para cuidar de Gizmo, el ataque de los pastelillos al doctor Watson y Sloth diciendo que quería a Gordi pasaban a ser parte de tu imaginario.


Pero no son las únicas películas que me enamoraron siendo una niña y que aún hoy veo con esa ilusión. También están Dentro del laberinto y Golpe en la Pequeña China. Reconozco que esta última me resistí en la cola del cine porque yo quería ver otra (no recuerdo cuál) pero no había entradas y mi padre me convenció a duras penas (y porque él era el que tenía el dinero para pagar las entradas, claro) de que con ella me reiría. Y efectivamente fue así, porque los héroes de acción están muy bien pero están mucho mejor si se ríen de ellos mismos, si son unos patanes y tienen momentos de torpeza, con unos monstruos quizás un poco cutres (creo que de aquí me viene mi afición a las pelis de SyFy).

Pero no todo tenía que ser de corchopán ni todo tenía que ser en cierto modo realista. ¿Cuántas veces soñé que era Sarah? Sí, vi muchas pelis de Walt Disney durante mi infancia pero en ninguna de ellas la protagonista mostraba síntomas de inteligencia resolviendo «problemas de lógica», ni se resistía a ese encantador villano que era David Bowie, ni se adentraba en un fantástico laberinto en el que se encontraba a los goblins, ni al adorable Ludo, ni a un gusano con bufanda. Ese es mi cuento de hadas moderno, mucho más que La historia interminable (que la última vez que la vi, hace año y medio, me aburrió) o que La princesa prometida (Iñigo Montoya, ¿por qué no se quedó contigo Buttercup?).

Supongo que mi pasión por estas películas se asemeja a la de mi madre por las historias de Julio Verne. A mí algunas de ellas me aburren, pero es su infancia: es un terreno donde no se pueden razonar las pasiones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 06/07/2012 a las 11:22. Se guardó como La educación sentimental, Otros pequeños placeres, Reflexiones y etiquetado como , , , , , , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

4 pensamientos en “Cinco películas para entender mi infancia

  1. keykoa en dijo:

    Yo no tengo aún los 30 pero entiendo ese amor por esas pelis porque ami me pasa lo mismo, quizá porque me las vi gracias a mi hermano y mis primas, que me sacan mas 5 años (la que menos) asi que puedes contar con otra para el club.

  2. “Dentro del laberinto” es una absoluta maravilla. La volví a ver (¡en cine!) hace poco y flipé. Creo que ese momento David Bowie en plan villano glam marcó para siempre mi imaginario erótico-estilístico…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: