Coca-Cola, ya tienes una consumidora menos

¿Por qué bebemos Coca-Cola? O mejor dicho, ¿por qué Coca-Cola sigue haciendo anuncios? No creo que sea el refresco más vendido gracias a la publicidad y tampoco creo que bajara en ventas si dejara de hacerlo, pero, bueno, no pretendo hablar de dilemas aristotélicos sobre qué fue antes, el huevo o la gallina.

De hecho, no suelo prestar atención a los anuncios de esta marca porque su buenrollismo me satura: no sé si venden una bebida refrescante o el último libro de Jorge Bucay. Sin embargo, el último es la gota que colma el vaso. Tanto que creo que voy a dejar de beberla: estoy harta de ser cómplice de esa «mierda» de anuncios.

El viernes comienza el Europeo y claro, tocan anuncios relativos a ello, como el que ha perpetrado Coca-Cola. Sí, sí, he dicho perpetrado, porque no puede ser más demagógico, ya que gira en torno a la idea de que, aunque España da una imagen exterior terrible por la prima de riesgo, la crisis y el número de parados NO PASA NADA porque con el Europeo les vamos a dar en todos los morros con lo que realmente somos. Al genio que se le ocurrió semejante idea ¿no se le cae la cara de vergüenza?

Porque sí, es cierto que hay muchos datos que se dan sobre España que son ciertos: no sólo la crisis, sino también el número de donantes de órganos, nuestra reacción ante desastres humanitarios y las reacciones posteriores al 15M. Pero el problema es ¿cómo se puede ser tan falaz contraponiendo estas dos caras y, sobre todo, poniendo a la misma altura la crisis del chapapote y Lorca y el fútbol? ¿También deducimos que Coca-Cola es perroflauta? Un poquito de por favor, que hasta hay incorrecciones futbolísticas, que la patada en el pecho fue de Van Bommel (Holanda) contra Xabi Alonso (España).

Y lo peor, tener que oír como remate del anuncio «de lo que somos capaces cuando estamos todos juntos». Pues no, porque resulta que el fútbol, precisamente, no nos une. Yo paso del fútbol, desconecto y no me entero, pero hay muchos que critican a los que sí lo ven, considerándose a sí mismos como seres intelectualmente superiores y rememorando los tiempos de los romanos con el panem et circum, lo cual tiene gracia porque muchas veces hablan sin saber el por qué de ciertas decisiones de la UEFA o de la Federación. Tampoco es que los aficionados al fútbol sean 100% defendibles, sobre todo cuando le faltan al respeto a la madre del árbitro, pero es que tanto unos como otros son violentos verbalmente hablando.

Así que, Coca-Cola, vende refrescos y no engañes con tus anuncios.

[Imagen: Queda sitio?]

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 07/06/2012 a las 10:11. Se guardó como Reflexiones y etiquetado como , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: