Ser autónomo mola

La semana pasada le regalé 200€ a la Seguridad Social. Sí, yo soy así: cuando comenzó la crisis decidí yo solita que iba a acabar con ella con mi tarjeta de crédito y ahora que andamos con el déficit presupuestario pues, oye, es un buen momento para pagar recargos de impuestos.

La experiencia de ser autónoma es maravillosa, tanto que cada vez que visito la Delegación de Hacienda me siento Alicia en el País de las Maravillas, sólo que en vez de caer en una madriguera yo cruzo un arco detector de metales. La primera vez que fui me encontré con una funcionaria jugando a ser el Sombrero Loco (o la oruga azul, no te sé precisar), que a las constantes preguntas sobre si tenía que pagar la cuota de autónomas en determinadas condiciones siempre me respondía «puedes pagarla. O no».

Gracias, querida puerca, gracias; da gracias tú también, amiga, porque no recuerdo tu cara, porque al cabo de los meses, cuando fui a la Seguridad Social para darme de alta como autónoma descubrí lo inútil que eres informando y que yo pago por tu ineptitud, literalmente. Claro, que es la más inútil pero no la única, porque he tenido que visitarles, a unos y a otros, por ser poco claros en sus explicaciones. Cada vez que visito la Administración Pública, estoy más cerca de llamarme K.

Y yo pago en fecha mientras que a mí no. ¡Es guay! Es un auténtico lujazo esto de que te paguen a 90 días con un poco de suerte. Creo que voy a hacer yo lo mismo con mi frutero a ver qué opina, o con la Seguridad Social, que lo mismo les interesa pasarme otro recibito de recargo.

¿Pero sabéis lo que más me gusta? Que pago un fijo de autónomos, que da igual que gane más o que gane menos, y no tengo derecho a beneficiarme de la Fundación Tripartita para que me pague una parte de un curso que me puede resultar de utilidad para mi trabajo. ¿Por qué? Silencio administrativo.

Y no, no es que me queje. Ni coaching ni storytelling ni leches en vinagre: ésta es la puñetera realidad de ser autónomo, funcionarios programados para respuestas tipo y departamentos de administración que juegan con tu cuenta corriente. Así que no me vengan con charlas sobre cómo emprender ni con fotos con el político de turno, porque parecen niños jugando a «mi primera patronal».

Los sueños se roncan y las realidades se cuentan.

[Imagen: I’ve got the spirit, but lose the feeling]

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 22/05/2012 a las 9:01. Se guardó como Trabajo y etiquetado como , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “Ser autónomo mola

  1. Muy buen post! Mañana tengo que ir a Hacienda para la renta, me temo que me va a tocar una experiencia similar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: