Los romances del señor Roca

Si analizáramos la publicidad que constantemente se ve interrumpida por pedazos de la programación televisiva, llegaríamos a una conclusión que va más allá de los niños con efectos psicotrópicos y de los coches que se creen descapotables (que, como todo el mundo sabe, están concebidos para conseguir noches de lujuria de forma más o menos «gratuita»): en este país el estreñimiento nos preocupa. Mucho. Alguno me dirá que todo es culpa de la vida sedentaria y yo le diré sí, pero ya llevamos unas cuantas décadas pegados a una silla de oficina: lo que ocurre es que hemos dejado de vivirlo en silencio.

¿Somos capaces de aceptar que nos lo recuerden en cualquier momento a través de un anuncio? ¿O es que preferiríamos algo más informativo y menos ingenioso por parte de las agencias? Como dice una de las múltiples fanpages lúdicas de Facebook, que sólo describen nuestra postmoderna existencia, la calidad e intimidad de la amistad se mide en función de la confianza que tienes con esa persona para hablar de mierda, y claro, sintiéndolo mucho, los anuncios no han sobrepasado ese límite. Un límite que parece querer traspasarse poniendo a un actor famoso para hablar de estreñimiento, una decisión que se convierte en una losa de la que es difícil librarse.

¿Cuánto nos ha costado dejar de ver a José Coronado como ese hombre que se ha acostado con centenares de mujeres? Nada, un par de anuncios de Activia que nos hicieron pensar en lo importante que era el tránsito intestinal para estar macizo y ligar mucho. Ay, que no era así, no: se nos cayó un mito que tuvo que recomponer Enrique Urbizu en forma de buen actor.

Y entonces llegó Carmen Machi, que se iba a la cárcel en Aída. ¡A la cárcel del estreñimiento diría yo! Carmen Machi en la playa, Carmen Machi haciendo su propio mensaje de Navidad, Carmen Machi pagando en el Mercadona… Carmen Machi siempre de verde (aupa el corporativismo), increpando a la gente porque no va lo suficiente al baño.

¿Era necesario estigmatizarte así, de manera que aparecerás constantemente en las amenazas de la gente? Pues debe tener su interés porque la última en subirse al carro es Natalia Verbeke, hablándonos de su romance con el señor Roca.

Supongo que la culpa de todo esto son las hipotecas, que te entorpecen el tránsito intestinal y tiran tu carrera por el water.

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 19/01/2012 a las 12:17. Se guardó como Optando por la ironía, el surrealismo y el absurdo y etiquetado como , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “Los romances del señor Roca

  1. Otro anuncio petardo, la verdad. Pero bueno, ahora sabré de qué habláis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: