¡No me toques las etimologías!

Ya vale de apelar a la etimología de la palabra ‘matrimonio’ por parte de ciertos sectores para negar la unión de dos personas del mismo sexo. Etimología, etimología… realmente, ¿saben a lo que se refieren? Lo dudo. Mucho.

Pregunta para todo el que esté leyendo esto: ¿a nadie le resulta curiosa la similitud formal de las palabras matrimonio y patrimonio? Un parecido poco casual, más allá de la variación de un fonema. Supongo que ‘patri-‘ y ‘matri-‘ no necesitan demasiada aclaración en cuanto al significado que encierran (padre y madre, respectivamente), pero ‘-monio’… ¿qué significado aporta ‘-monio’ dentro de esta palabra compuesta? Pues procede de la palabra latina ‘munia,-ium’ que significa “deberes, cargos, funciones, ocupaciones”, que al formar parte de otro término abre su primera vocal y aporta como significado “calidad de”.

Sí, efectivamente ‘matrimonio’ significa etimológicamente “calidad de madre, las ocupaciones propias de una madre”. ¿Por qué? Por una cuestión tan moral como que el matrimonio permitía a la mujer el ser madre. De acuerdo, entonces, ¿dejamos de llamar matrimonio a aquellos que resulten estériles y no traigan descendencia a este mundo? Al fin y al cabo, no están cumpliendo con la ‘calidad de ser madres’. ¿Y las monjas? ¿Qué pasa con el llamado matrimonio con Dios que tienen ellas? Ellas no son madres. Es más, si se quedan embarazadas no vale apelar al espíritu santo como comodín de la llamada.

Ahora bien, el patrimonio (sí, no me he olvidado de él), ¿qué es etimológicamente? La calidad de ser padre. ¿Qué significa actualmente? Son los bienes materiales, el dinero. Ah, vale, ¿no hay mujeres que tengan patrimonio? Es más, ¿es necesario que las mujeres nos casemos para tenerlo?

Pues sí, como más de uno estará intuyendo, la etimología de matrimonio y patrimonio son de lo más machista que te puedas imaginar, tan patriarcal como la cultura en la que nacieron dichos términos. Si echamos mano de la antropología, daremos con la clave del asunto: ¿qué hacía el hombre, el padre, dentro de la familia? Llevar el dinero a casa, generar un patrimonio, una herencia, un beneficio pecuniario para su mujer y sus hijos. ¿Y de qué se encargaba la mujer, la madre? Del “legado cultural”, por llamarlo de alguna manera: de enseñar la lengua, los valores, las tradiciones… la crianza de los hijos, vamos.

Y digo yo, ¿la sociedad sigue manteniendo esos esquemas? Pues fíjate, como que no, como que las mujeres, con la Revolución Industrial y, sobre todo, tras la Segunda Guerra Mundial, nos hicimos también trabajadoras, y de la educación de los hijos se encargan ambos, incluso deberíamos incluir en este terreno a los abuelos. No sé… ha cambiado mucho el mundo desde que se creó la palabra ‘matrimonio’ y desde que los cristianos decidieron adoptar esa palabra para uno de sus sacramentos. Y, sobre todo, las palabras son de los hablantes, que las cambian con el uso, no de los cultos y ritos organizados.

Las palabras cambian, mucho, más que los cerebros esclerotizados de algunas personas.

[Imagen: Escondite libre 2.0]

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 07/11/2011 a las 9:22. Se guardó como Filología pedestre y etiquetado como , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

25 pensamientos en “¡No me toques las etimologías!

  1. enhorabuena por la entrada. muchas gracias por la aclaración de los términos, has sido muy directa y clara en la exposición. así da gusto 😉

  2. Laura en dijo:

    Qué arte de entrada! Muchas gracias.

  3. jesus en dijo:

    ufff… como filóloga que eres, cuida un poco más la etimología y las derivaciones de la raíz, centras parte del discurso en una idea correcta pero incompleta probablemente te falta la parte del contexto histórico, si nos centramos en la roma en la que se comienza a usar, matrimonio, calidad de la mujer no expresa una unión entre hombre y mujer, sino más bien un “contrato de propiedad” sobre la mujer, con todo lo que conlleva incluyendo pero no limitándose a reproducción.

    Si bien el término tal y como lo conocemos y usamos viene de la adopción de la palabra para el sacramento eclesiástico y con la iglesia hemos topado. Donde el mayor problema viene de ahí donde el uso de la palabra ya no está sujeto al “libre mercado” por así decirlo del uso y desuso.

    Por supuesto que las palabras cambian y que gracias a dios ya no vivimos en la antigua roma, (que por cierto no dista mucho de la Grecia en la que las verdaderas relaciones se daban entre hombres y la mujer solo era un objeto puramente reproductivo) no obstante, esgrimir el uso de la palabra matrimonio a unión entre hombre y mujer es más que correcto si nos centramos en el uso actual y definición por la RAE.
    Ahora bien que este argumento sea una gilipollez y que si pueden cambiar la constitución en una noche se puede añadir una acepción a la RAE pues también oye que para algunas cosas somos muy listos y para otras sinceramente creo que nos toman por gilipollas

    • Sí, he omitido datos, pero porque supongo un mínimo cultural entre los lectores. Que era un contrato en propiedad, evidentemente, y hasta hace bien poco (ni siquiera un siglo, siendo optimistas), sigue siéndolo, aunque ahora no prime la dote y el generar descendencia entre otras cosas sino prestigio y otras cuestiones.
      Y tomar la RAE como base para legitimar ciertos temas es un error: sí, es una opinión de prestigio, pero es una opinión al fin y al cabo, de una institución formada por viejos chochos y gente que no debería estar, que se rigen por lo que el dinero y la fama les dicta. Y su acepción de matrimonio es tan discutible como tantas otras decisiones que toman, sobre todo de un tiempo a esta parte.

      • ROBERTO en dijo:

        Puede ser que tengas algo de razón en tus planteamientos; pero es triste que la forma de defender esos argumentos en pro de la promiscuidad sea con la ofensa y descalificación del oponente… “gilipollas, viejos chochos, dinero, fama”… qué pobreza de moral… comencémos respetando a los demás si queremos que nos respeten… nuestras desviaciones…

      • ¿Algo de razón? Siento comunicarte que no es una opinión sino una serie de pruebas científicas, englobadas dentro de la filología.
        Y a la RAE no la descalifico sino que la describo después de analizar quiénes son sus componentes, qué ha movido a su último director y por qué han sido sus últimos nombramientos. Igual que puedo describirte a ti después de leer tu comentario y todos los prejuicios que de él subyacen como un mojigato cuya razón está nublada por la fe

  4. Muchas gracias por la clase. Lo digo sinceramente, porque soy una amante de las letras pero no estudié Filología (me hubiera gustado). He twitteado tu artículo, porque la cultura merece difusión.

    Yo no sabía el origen etimológico de la palabra matrimonio, y está claro que si apelamos a su sentido primitivo, sólo podría aplicarse a los casos en los que hubiera descendencia. Huelga decir que ha quedado obsoleto, en cuanto a etimología se refiere. La acepción actual de la RAE acaso sea otra batalla por solventar.

    Gracias de nuevo y un saludo.

  5. Fahrenheit en dijo:

    Simplemente por el hecho de ser filóloga te voy a empezar a seguir. Esta entrada es un voto a favor, claro está, pero me cuesta encontrar por internet a gente que le encuentre un valor a las palabras, su etimología, escritura y ortografía. No soy filóloga, pero les veo a las palabras un valor que pocos le dan.

  6. Pingback: ¡No me toques las etimologías! | Noticias - d2.com.es

  7. Te felicito, gran entrada en mi opinión, creo que me divertiré mucho ver tu blog con esas grandes verdades 🙂

  8. Muy buena la entrada y muy esclarecedora. Gracias.

  9. GENIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAL!!!

    • Paloma en dijo:

      Qué artículo tan interesante y qué verdades tan grandes. La etimología se usa cuando a algunos les interesa, como en el caso del cuestionamiento del vocablo “matrimonio” para referirse a la unión de personas del mismo sexo. En ese caso, la palabra salario también tendría que ser cuestionada.

      • Lucía Bazaga en dijo:

        Me ha encantado tu artículo, hay que dejar las cosas claras y ya está bien de tocar las pelotas

  10. txuseta en dijo:

    Me encanta esta entrada, dice lo que ya pensamos muchos con la explicación que algunos necesitan (o necesitamos, que en cuestiones lingüísticas todos tenemos lagunas).
    Sería genial que te enviaran los comentarios más interesantes para ver qué interpretaciones hacen sus autores.

  11. Roberto en dijo:

    O sea que entre los gays deberia llamarse gaymonio, y entre lesbianas deberia ser lesbimonio, ya que no estan de acuerdo con las reglas de la sociedad ni siquiera de la DRAE. Para que de esta manera no resulte aberrante llamarle matrimonio a lo que no tiene MADRE.

    • O sea, que no has entendido el post y tampoco eres capaz de razonar correctamente, porque en el matrimonio entre lesbianas sí hay potenciales madres y te olvidas de los matrimonios que no quieren tener hijos, de los que son estériles o del de las monjas con dios. El significado original, etimológico, no tiene por qué ser igual al actual, porque las palabras y su significado son entes con vida, que evolucionan. Más que tu cabeza, por lo que parece.

  12. Catilina en dijo:

    ¡Buena respuesta!

  13. Se está discutiendo sobre el significado de matrimonio según la R.A.E., que ya admite la unión entre dos personas del mismo sexo. El “argumento” no es válido.

  14. Prefiero ser un anticuado, cavernario u otros estigmas que quiera ponerme la señora “Filóloga” que por cierto es evidente que no cree en el Creador de todo lo bueno y correcto (Génesis 1.31), antes que ir en contra de las leyes divinas y la institución perfecta que ÉL estableció allá en el huerto del Edén como lo es el verdadero matrimonio entre varón y mujer. Las Escrituras desde antes que la mencionada señora siquiera estuviera en los planes de sus padres de traerla al mundo, ya Dios había advertido que vendrían personas como ella que se iban a oponer a lo que ÉL había establecido, las personas cambian, las leyes y el entendimiento de las personas cambian, pero eso no significa que Dios y Su palabra cambien solo porque a algunos no les gusta lo que ÉL creó y estableció. Soy todo lo que usted quiera decirme, pero creo en Dios y un día usted, quiera o no quiera, crea o no crea, se presentará ante el tribunal de Cristo a dar razones de su vida, haya hecho lo bueno o lo malo (2 Corintios 5.10). Que Dios la ilumine y la saque de la oscuridad en la que el diablo la tiene, que conste, no soy católico, evangélico, mormón, testigo de Jehová o cualquier otra designación religiosa, soy cristiano y nada más, sin apellidos inventados por los hombres.

    • Nicodemo P en dijo:

      ¡Buena respuesta! Dios siempre esta dispuesto a perdonar, el hombre a veces, pero la naturaleza nunca perdona.

  15. Francisco en dijo:

    Allan, admito que se sea cristiano y no católico. Pero no siendo católico ni evangélico, etc usted cita sólo la literatura aprobada por las sucesivas purgas desde Ireneo de Lyon, es decir, aprobadas por esa misma iglesia a la que usted dice no pertenecer. No hace referencia a apócrifo alguno y no le culpo porque considero que no es necesario para ser cristiano. Pero piense que cuando, ya en el s. III, deciden separar los verdaderos datos de la vida de cristo de los falsos (en realidad los que querían creer de los que no) lo hacen desde su propia perspectiva histórica, que ya era diferente a que se tenía en tiempos del mismo Jesús de Nazaret, haciendo su propia versión y traducción de lo que les llega por boca o escrito de otros. Dios nos da libre albedrío. No detuvo,por ejemplo, la locura de la Segunda Guerra Mundial. Quizá no intervino para corregir los errores cometidos en las escrituras. Él se manifiesta de muchas y diferentes formas y a nosotros corresponde discernir porque de esas manifestaciones se desprende toda su doctrina: amor, compasión…si Jesús dejó claro un mensaje es el de que las distorsiones humanas no deben impedirnos contemplar el verdadero rostro de Dios y no creo que Dios haga más caso a quienes escriben sus supuestas leyes que así mismo.

    Por tanto, cuando esta señorita se presente ante el redentor el día del juicio, sus acciones serán juzgadas por ser buenas o malas en sí mismas, si están en armonía con Dios, no si son acordes con el codigo moral que los hombres establecieron en un tiempo que no fue el de Cristo ni es el nuestro.

    Y lo que yo veo aquí es compasión y búsqueda de la justicia. Compasión por quienes ven como sus hermanos quieren relegarles a una condición de medias personas y búsqueda de la justicia mediante lasideas, que es un intento de separar la luz de las tinieblas, ¿qué más se le puede pedir a un ser humano para que sea agradable a Dios? ¿O es que San Francisco, San Agustín y Fray Bartolomé de las Casas están ardiendo en el infierno?

    Un abrazo a todos.

  16. Yo creo que a la iglesia se le deberia de tomar igual que a los reyes de España como un adorno y recuerdo de algo Historico, pero para la igualdad y la justicia no creo que sirva de mucho lo que opine, porque esta claro que de eso la iglesia ha entendido muy poco durante muchos siglos, tanto que si fueran justos los pederastas deberian de estar en su lugar (carcel) y no disfrazados de sacerdotes protegidos por la iglesia..

  17. No eres el ombligo del mindo en dijo:

    Si a usted le resulta placentero que le penetren por el ano, o chocar una con otra su área genital femenina, cada quien su cuerpo nadie critica eso, no te molestes ni te ardas por comentarios que escuches que dice algún Cristiano, Católico, Sacerdote o monja, La Iglesia no esta en contra de la homosexualidad! solo no esta a favor de la relación sexual entre personas del mismo sexo (algo que no es natural y va en contra de la biología humana).

    • Ana en dijo:

      ¿No natural? ¿En contra de la biologia? Al parecer una niña de 18 años sabe más que tú.
      ¿Te han enseñado filosofía en el instituto? ¿Tomás de Aquino? ¿Marx? ¿Sabes biología si quiera?
      Segun Tomás de Aquino, que es como el icono del cristianismo, para alcanzar nuestra meta teniamos que hacer el bien, siguiendo nuestra naturaleza. Así es como ustedes supuestamente criticais a los homosexuales, diciendo que no es natural, que no es una inclinación (palabras de Aquino).
      Pero yo he leido los textos de este filósofo cristiano, donde dice que aquello natural, lo que los animales hacen por instinto, es lo bueno…Bien, se ha demostrado hace ya MUCHO MUCHO que hasta los animales tiene relaciones homosexuales, es TAN NATURAL como las heterosexuales.
      Así que ya sabes, el argumento “no natural” mejor deja de nombrarlo e inventa uno mejor.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: