Soy la correctora de textos que necesitas

Tiene gracia que te envíen una carta para convencerte sobre lo necesarios que son los recortes en materia de educación y que por culpa de tus faltas ésta se convierta en una performance de cómo estarán los alumnos dentro de unos años, cuando terminen secundaria: plenos de faltas de ortografía y carentes de argumentación alguna.

Desde ayer por la mañana circulan un par de ejemplares de esas cartas, corregidas por los profesores, las cuales han servido para burla y escarnio de los asesores de Esperanza Aguirre, unos hoygan vocacionales, las cosas como son. Cuando me fui a acostar, el Partido Popular de Madrid dijo que esas cartas eran falsas e hizo llegar a los medios un ejemplar que había pasado por registro.

Haya o no haya faltas de ortografía (las cuales son graves, causa de suspenso en más de un examen), la argumentación del texto deja bastante que desear. No sé qué es peor, pensar que Esperanza Aguirre haya escrito la carta (lo cual lo dudo, sea dicho) o que haya dado el visto bueno a semejante cosa. Estos asesores, ¿son los que escriben los discursos, programas electorales, notas de prensas y demás? ¿De dónde los han sacado, por dior?

Preguntas retóricas aparte, sólo añadir una cosa: esto no hubiera ocurrido si le hubieran pasado la carta a un corrector de textos. No, no, no hablo de esa bonita función de word que a más de uno le trae por la calle de la amargura sino a ese profesional, habitualmente filólogo, que en el último momento te corrige las tildes que faltan y la puntuación y que con el texto en bruto es capaz de pulirlo para que no haya cabos sueltos en cuanto a cortesía, exposición y argumentación, semántica…

Así que aprovecho para publicitarme: soy filóloga y correctora de textos, apasionada del análisis del discurso. Contrátame: haré que tus textos sean impecables tanto en la forma como en el fondo. Soy profesional, soy competente y, sobre todo, soy barata porque evitaré que tengas que hacer posteriores campañas para recuperar tu maltrecha reputación.

Y sí, queda feo aprovechar algo así para encontrar trabajo, pero es que también he sido profesora y este año no lo seré por culpa de estos recortes.

[Imagen: Alegoría de la gramática, Laurent de la Hyre]

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 05/09/2011 a las 9:47. Se guardó como Filología pedestre y etiquetado como , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: