Enemigo en tus puertas

¿Tú también, hijo mío?

Todo, pese a lo dramático, parece más hermosa por boca de la literatura. Todos nos imaginamos a Julio César inquiriendo a su hijo en su último estertor gracias a Shakespeare, como pensamos en Numancia según las fabulaciones de Cervantes. Pero ahora no me interesa hablar del pacto de ficción, de mundos posibles y de juegos literarios, sino del hecho en sí que encierra.

¿Dónde están tus enemigos? Si naciste en los ochenta o antes, las películas te enseñaron que estaba enfrente. Exactamente, detrás del telón de acero. O en la estrella de la muerte si me apuras. En definitiva, nuestra concepción del mundo se organizaba de forma maniquea: buenos y malos, polis y ladrones, 007 y el doctor No, Luke Skywalker y Darth Vader… Una organización bastante infantil que la Guerra Fría (aunque ya comenzara a estar templadita) fortaleció.

Sin embargo, creces, la postmodernidad adquiere su mayoría de edad y nada es lo que parece. ¿Tu enemigo está enfrente? Ya no parece que esté tan claro. Ridley Scott está muy lejos de ser lo que fue: Blade Runner y Alien son dos películas difíciles de superar, sobre todo si después has perpetrado bodrios como Tormenta Blanca o La teniente O’Neil y películas sobrevaloradas como Thelma y Louise. Aún así, dos de sus últimas películas me interesan especialmente por el plano ideológico: Gladiator y El reino de los cielos.

Cómodo (y la interpretación de Joaquin Phoenix) pasará a la historia del cine como uno de los mejores villanos, tanto por la interpretación como por la construcción del personaje en sí mismo. Pero si vamos más allá, ¿es un malo clásico? ¿Forma parte del bando contrario que aparece al inicio de la película? Realmente, ¿a quién se tiene que enfrentar Marco Aurelio y Máximo? No obstante, esta idea se hace más que evidente en su siguiente película de corte histórico: El reino de los cielos. Si resumimos el argumento diremos que va de una de las Cruzadas y con este dato, en principio, tendríamos claro quién  se enfrenta con quién. Pero, ¿a quién se enfrenta Orlando Bloom? Bueno, realmente, ¿quién se acuerda de Orlando Bloom teniendo enfrente a un Saladino que en ningún momento es caracterizado de forma negativo, que es presentado de forma majestuosa? Los verdaderos quebraderos de cabeza no los dan los musulmanes, sino una parte importante de su bando: los templarios.

Durante un tiempo pensé que de estas enseñanzas sólo se preocupaba por hacerlas evidentes Ridley Scott, pero no es así. Después de ver en el cine X-Men Primera Generación y recordar las otras películas (las buenas y las malas), queda claro quién es el verdadero enemigo de los humanos: no son los mutantes, no Magneto, ni siquiera Sebastian Shaw. Es William Striker, capaz de generar un desastre por hacer prevalecer sus ideas.

Así que vigila tus espaldas: probablemente el de enfrente tenga unas razones semejantes a las tuyas.

[Imagen extraída de The cabinet of Dr. Parasite]

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 27/06/2011 a las 10:25. Se guardó como Reflexiones y etiquetado como , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

3 pensamientos en “Enemigo en tus puertas

  1. Qué te parece Ed Harris, en la Roca? Es el personaje con el que más se puede empatizar en la película…

  2. Jaja, no sé por qué pero lo había sospechado 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: