Flower Power de ortigas

Corazoncitos, aroma de nubes, arco iris, flores naïf, maripositas y alas de ángel. ¿Pero esto qué es? No sabría decirlo. No sé si se trata de un nuevo tipo de marketing creado por los osos amorosos o la última aberración en lo que se refiere a la liberación de la mujer, pero parece ser que es lo que se lleva últimamente: un montón de mensajes llenos de besos, abrazos, achuchones y sonrisas que sólo pretenden crear adeptos a costa de la diabetes de algunos.

¿Qué finalidad tiene todo ello? Vale: es cierto que es fundamental el don de gentes, pero ¿hasta qué punto no se quedan ahí? Nos perdemos entre un montón de buenos deseos que no hacen de ellas más que generadoras de ruido. Oh, qué fabuloso, ¿no? Pues no, porque no es ruido en el sentido marketiniano del asunto, perfecto para generar expectativas, sino en el sentido comunicativo, que no es más que una señal no deseada que se mezcla con el mensaje que se quiere comunicar. ¿Se las lee? Lo dudo.

Todo es muy flower power pero el problema es que tanto amor no es bueno, sobre todo cuando hay que competir por algo: un sorteo, un ranking o el cariño de tus followers. Se convierten en Audrey Jr., la adorable plantita de Little shop of horrors, que nunca tenía suficiente carne.

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 11/05/2011 a las 9:20. Se guardó como Feminismo troll, Internééé y etiquetado como , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: