Ni lucha ni sexo

Ver El diablo viste de Prada es un ejercicio que hago cada cierto tiempo. Y no es por los modelitos de Anne Hathaway y por lo que me gusta Stanley Tucci como actor sino por las formas de poder que en ella se pueden observar. Sí, sé que es una película, sé que hay un pacto de ficción, pero hay ideas que trascienden, ejemplos que en más de una ocasión te resultan familiares.

Hace cosa de un mes mencioné el error que habíamos cometido las mujeres copiando el modelo de poder masculino. Dicha afirmación necesitaba de muchas matizaciones, que más o menos se hicieron en los comentarios, y que de nuevo retomo. Por un lado, los siglos nos hacen hablar de poder masculino por la costumbre de ostentarlo ellos y tengo mis dudas sobre si son asimilables. ¿Hasta qué punto es cosa de todos ellos? ¿Hasta qué punto no se ve influido por la ideología de la época? Sí, es un poco la pescadilla que se muerde la cola, pero necesito darle la vuelta a los argumentos: me es inevitable.

Por otro lado, me quejaba de que las mujeres lo hubieran copiado. Efectivamente es el que conocían y no había otros. ¿Y por qué no crear otro y apostar por él? El movimiento feminista se hace especialmente visible en los años 60, una época de crítica, en la que se empieza a hablar de la postmodernidad y de lo casposillo que es el modelo tradicional mientras se buscaba arena bajo los adoquines de París. Si era época de cambios, ¿por qué no hubo un cambio en este sentido? Supongo que se perdió la oportunidad al tiempo que los ideales se aburguesaban y se convertían en una moda efímera.

Cuarenta años después, una mujer llega a un puesto de poder y se aliena a sí misma. No me valen las justificaciones sobre determinadas cuestiones de “si fuera hombre nadie hablaría de ello”. Comienza la carrera de ratas y no se da cuenta de que la competición es sólo con ella misma, con lo que es, con lo que piensa sobre sí misma y sobre lo que piensa que opinan los demás. ¿Por qué hay que aceptar las antiguas reglas del juego? ¿No nos vale con demostrar nuestra eficiencia y que somos capaces de hacer las cosas de otra manera? Pierdes tu vida y te conviertes en un letrero con un cargo de dirección con tetas.

¿Eres mujer? ¿Eso es una lucha? Eso no es nada porque no cambias nada. O sí, sí cambias algo: tu estatuto vital. Vital porque tienes constantes, latidos y respiras pero nada más que se asemeje a ella. Sigues compitiendo contigo misma, sigues justificándote, con el problema de que estás fuera de horario de oficina. ¿Seguro que eres el centro, seguro que eres la mejor, la más abnegada, la más competente, la más importante? Error: esos parámetros no te valen con el resto. Y en eso sigues hasta que te quedas sola, con tu competición y tu puesto de responsabilidad. ¿Seguro que querías eso?

De tu casa al trabajo y del trabajo a casa, sin más espacios para luchar: acabas reducida a un feminismo de mesa camilla, sin ningún movimiento, sin ningún cambio, drogada por el edulcorante de la meca del cine. ¿Y el resto de tu vida? ¿Y el resto de tus ideales y de tus motivaciones? ¿Y los que te rodeaban?

Lucha, compite, pero no te olvides de que en esta vida hay muchas más cosas, muchas más personas que le dan sentido.

[Imagen extraída del tumblr Papiers Gras]

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 11/04/2011 a las 13:56. Se guardó como Feminismo troll, La educación sentimental y etiquetado como , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “Ni lucha ni sexo

  1. Me gusta la etiqueta “cambio de modelo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: