Deslealtad cultural

Dentro del estudio de las lenguas en contacto, existe el concepto de “deslealtad lingüística”. Acuñado por Fishman en torno a 1964, dicho concepto se refiere a un fenómeno que se produce cuando dentro de un territorio coexisten dos lenguas y por cuestiones de prestigio se reduce el uso de una de ellas, lo cual puede contribuir a la desaparición de esa lengua.

Se dice que España la padece. Es un tema en el que no me voy a meter porque no es el propósito de este post y porque para hablar de ello tendría que echar mano de historia de la lengua, ideas políticas y cultura, lo cual daría como resultado una entrada insoportable de leer. Sin embargo, he echado mano de este concepto para hablar de un mal más amplio que también podemos encontrar en nuestro país: la deslealtad cultural.

Estoy harta de escuchar una aserción tan manida como mal fundamentada: no me gusta el cine español. Desconocía el hecho de que existiera un nuevo género junto a la comedia, el drama y el terror que sea el español. ¡Ah! No, que no es eso. Bromas aparte, me parece bastante complejo de entender que se generalice de esa forma. Puedes decir que no me gustan los huevos fritos porque no me gusta su sabor o la comida muy grasienta, o no me gusta el pisto porque no me gusta la verdura. Vale, ¿ok? Sobre gustos no hay nada escrito y creo que es una razón bastante clara sobre el hecho en sí. Ahora bien, no me gusta el cine español porque es… ¿español? ¿Pero qué cojones de razón es ésa? ¿El último argumento tomista? ¿La tercera verdad kantiana? Cada cual puede hacer de su capa un sayo pero lo que me crispa de todo esto es que esta verdad impalpable como el tercer misterio de Fátima me la dan personas a las que yo considero inteligentes, de las que tengo sobradas muestras de que sus neuronas no están simplemente para rellenar su cráneo.

Cuando lo oigo me embalo y ejerzo de niño insoportable porque a todo contesto que por qué. De las razones que me dan, hay tres argumentos que me fascinan:

  • el costumbrismo: si me lo aceptas en el resto de las cinematografías, ¿por qué en el cine español es costumbrismo y en una peli irlandesa es una historia de todos los días? ¿Qué hay de malo en ello? ¿Y las pelis de acción que perpetuan el sistema patriarcal y el histerismo femenino que son? Realmente, daría igual que saliera Rouco que Vin Diesel, porque, para el caso, su ideología es igual de carca-reaccionaria
  • la Guerra Civil: en serio, ¿qué porcentaje hay? ¿Cuántas pelis me he tenido que tragar sobre la guerra del Vietnam y sus secuelas? Ni aún jurando que seré buena chica, Oliver Stone dejaría de hacerlas
  • los desnudos: ¿por qué seguimos asumiendo tan mal el ver un desnudo en la pantalla grande? Creo que no hay nada malo en ello y la gratuidad sería más que discutible, por no decir que en Europa por lo menos vemos desnudos integrales tanto de ellas como de ellos. Ah, por cierto, ¿cuántos de vosotros después de follar seguís con la ropa interior puesta y se os queda la sábana pegada al pecho cuando os incorporáis?

Sobre la calidad… hagamos porcentajes. No creo que haya un país que sobresalga sobre otros si somos objetivos numéricamente hablando. Miremos todas las basuras y todas las cosas dignas de reseñar. Quizás dejaríamos de ser unos acomplejados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 15/02/2010 a las 9:39. Se guardó como Reflexiones y etiquetado como , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

2 pensamientos en “Deslealtad cultural

  1. Marta-15 de febrero de 2010 11:40
    Excelente post !!

    Yon-15 de febrero de 2010 18:35
    Me gusta eso de no meter el cine español como género, cuano tenemos buenas comedias, buenos dramas, buenos terrores y en un ratio superior (buenos-malos) que en otras industrias. Aún no entiendo por qué falta confianza en nuestro cine después de ver las grandes obras que se han hecho aquí.

    japogo-15 de febrero de 2010 23:32
    Ese es un defecto que tenemos los que habitamos esta bella tierra… que no dejamos de echarnos piedras sobre nuestro propio tejado, ni paramos de autocriticarnos en todos los sentidos. Si esa crítica fuese constructiva vale, pero suele ser victimista y bufona nada más. Además ocurre que muchas veces quien juzga así no tiene conocimiento de lo que ocurre fuera de su país. El complejo de inferioridad manifiesto frente a otras potencias parece que sigue palpable.
    Pero sé que llegará el día en que la evidencia dejará paso a vernos mejor reflejados. Porque no estamos nada mal, ¡hombre!

    Fer-17 de febrero de 2010 13:02
    Plas, plas, plas, plas y más plas.
    Juro y rejuro que cuando algún zote me venga con lo de que no le gusta el cine español le tatuaré este artículo en la frente con una maquinilla de afeitar oxidada.
    A mí todos los tópicos que citas me tocan mucho la moral. He llegado a escuchar a gente cargar contra películas como “Camino” o “Las trece rosas” para luego pagar seis euros y ver cualquier subnormalada yanqui.
    Y otra cosa es la tiranía de las distribuidoras a la hora de imponernos según que películas, pero tampoco quiero extenderme.

    Zeberio Zato-18 de febrero de 2010 23:32
    Pues hija, no sé qué tiene el cine español que muchas de las pelis que más recuerdo son de ese nuevo género. Un género muy unificado, no hay más que ver las similitudes entre “Amanece que no es poco” o “Celda 211”; o entre “Solas” y “El milagro de P. Tinto”.

    Qué gran post. Y gracias por sacar rollos nacionalistas del mismo. Supongo que es un peligro difícil de sortear, pero lo has conseguido!

    Madame Tafetán-24 de febrero de 2010 22:56
    Marta: gracias

    Yon: pues sí, hijo sí, y lo mejor es cuando te lo reconocen pero te lo siguen metiendo dentro de los mismos tres moldes. Como si no existieran los mismos moldes en otros países

    Japogo: has dado en el clavo: victimismo e ignorancia son la clave

    Fer: desde luego que lo de las distribuidoras también se las trae

    Zeberio: gracias, gracias, me sonrojo. Me había propuesto quitar de en medio rollos patrios pero no sabía que lo había sorteado tan bien 😀

    Perla del Turia-7 de marzo de 2010 12:43
    No puedo estar más de acuerdo. Eso de decir que a uno no le gusta el cine español me parece de un garrulismo increíble y el típico síntoma de complejo de inferioridad, que por otra parte, es una cosa muy de la tierra. ¡Lástima!

    Madame Tafetán-10 de marzo de 2010 00:29
    Una lástima, sí, a ver si la cosa empieza a cambiar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: