Dancing in the street

El hombre íntegro se rió de mí y me dijo con ironía creo que esta conversación la tuvimos el año pasado. Y era cierto: el año pasado, por las mismas fechas, yo renegaba de mi trabajo y me repetía una y otra vez que en septiembre lo iba a dejar, que iba a empezar a buscar otro. Busqué pero pasadas las vacaciones no parecía tan urgente o es que no le puse el suficiente empeño. Lo dejé un poco apartado, pensando que volver a la universidad me daría algún aliciente. Luego llegó el pánico por la crisis, el miedo a seguir el consejo de mi padre de dejar el trabajo si tan poco me gustaba, la fase en la que asumí que mejor era la tranquilidad a la crispación, una nueva perspectiva laboral dentro de mi empresa… Las cosas seguían sin satisfacerme pero al menos no permitía que me quemaran. Todo minuto era un minuto menos para las seis de la tarde, para poder disfrutar de mi parcela de tiempo. Pero no podía ser eterno: permanecer en ese extraño estado de serenidad, de tranquila insatisfacción e inmovilismo era peligroso. La evolución no existía: era como una balsa de agua en la que nada la mece, nada produce ni el más mínimo oleaje. Con 29 años no es sano quedarse ahí.

Hará cosa de un mes tomé una determinación: necesitaba un cambio, algo que trastocara mi rutina, que me hiciera descubrir otras posibilidades. Barajé dos opciones: independizarme o cambiar de trabajo. Lo más fácil parecía lo primero pero no lo disfrutaría si dependía de un sueldo, del sueldo de un trabajo que no me gusta. Así que opté por la segunda de forma radical: encontrara o no otra cosa, yo dejaría mi trabajo. Se lo empecé a decir a mis amigos, a planteárselo, se lo conté al hombre íntegro en una de nuestras sesiones de desahogo vía messenger y fue cuando dudo que fuera en serio. Yo le decía que sí y él no terminaba de verlo claro. Él es más lanzado que yo, quizás su grado de insatisfacción es más alto que el mío pero yo esta vez lo veía claro. A mi sentido común ya no le parecía una idea tan descabellada, no le daba miedo, fijaba plazos, planes, opciones… Así que me planteé que el 1 de septiembre, nada más volver de las vacaciones, plantearía la situación y el día en el que pensaba marcharme.

Pero se me adelantaron: el martes pasado me despidieron. Ahora se supone que toca el momento en el que todo el mundo me dice que lo siente y se produce la situación esquizoide de que yo no lo siento tanto. Era algo que quería: nada más decírmelo mi cabeza empezó a maquinar las cosas que puedo hacer a partir de ahora. Le dedicaré más tiempo al máster, buscaré algo que realmente encaje conmigo, disfrutaré de un montón de cosas, de momentos que no siempre puedes disfrutar, de pequeños instantes. Sé que suena a fabulación, sé que hay mucha gente que me ha dicho que al cabo de los meses se hace muy duro, pero mis planes es sacar lo positivo de todo esto. Estoy sonriente, relajada…
Me parece que vuelvo a ser yo.

La razón por la que pongo esta canción es que cada vez que pensaba que estaba en la calle me venía a la mente 🙂

[Imagen: Niña con el ojo morado, Norman Rockwell]

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 27/07/2009 a las 17:39. Se guardó como Yo y mi circunstancia y etiquetado como , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “Dancing in the street

  1. M-27 de julio de 2009 22:12
    Adelante! La vida te ha dado esa oportunidad que deseabas y que después de todo, no te atrevías a tomar por los cuernos. Aprovéchala… Puede ser el principio de tu nueva vida. Mucha suerte…

    supersalvajuan-28 de julio de 2009 09:11
    Pues a aprovechar el tiempo.

    Anónimo-28 de julio de 2009 15:00
    Envidia. Esa es la palabra. Estás en la situación que a mi me gustaría estar, y pronto lo estaré, ya verás.

    15:00
    Uno menos

    vestiditos fan

    japogo-28 de julio de 2009 15:27
    Exacto! Esa es la mentalidad! El cambio siempre implica una nueva oportunidad. Suena raro, pero Enhorabuena!! Te irá bien, porque lo deseas.

    Anónimo-28 de julio de 2009 19:20
    oposita, Taffy, trinca algo seguro y vuela a tu aire. aunque te suene prosaico, es lo mejor

    y
    tendrás
    un
    seguro
    médico
    cojonudo

    marimoko-28 de julio de 2009 20:12
    Nunca tengas miedo a los cambios.. son la esencia de la vida. Que los cambios sean buenos o malos, solo dependen de nosotros mismos.
    Ahora a aprovechar… relajarte y pensar en que quieres hacer…a comenzar un nuevo camino con paso firme… que tiemble el mundo bajo el resurgir de Madame Tafetán!!!… bueno igual me he emocionado un poco XD… suerte

    Madame Tafetán-28 de julio de 2009 21:13
    M: claro que la voy a aprovechar, y encima he salido ganando, con indemnización y todo 🙂

    Supersalvajuan: no te quepa duda

    Vestiditos fan: pronto lo estarás porque tú eres mucho más valiente que yo para tomar estas decisiones

    Japogo: eres el primero que ha entendido lo que se me pasa por la cabeza y me ha dado la enhorabuena

    Quien seas: lo primero, identificate, porque muchas confianzas te tomas llamándome Taffy, pero bueno… el seguro médico no es algo que me preocupe y la oposición es algo secundario

    Marimoko: jajaja, me ha encantado tu emoción. La verdad es que esta vez sí que lo notaba como algo real, probablemente las otras veces era miedo y era que aún no era el momento

    Perla del Turia-29 de julio de 2009 22:56
    Pues me da cosilla darte la enhorabuena tal cual…pero reconozco que me lo pide el cuerpo… porque es una oportunidad única para replantearte las cosas y tirarte a la piscina. ¡Así que a aprovecharlo y como dicen en el teatro “mucha mierda”!! Besos

    Madame Tafetán-30 de julio de 2009 00:20
    ¡Por fin has podido comentar! Sí, suena muy raro, pero para mí es estar de enhorabuena y pienso disfrutarlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: