El ombligo del mundo

Conoces el centro del mundo cuando sufres de desamor: el centro está en el otro.

Sin que te des cuenta, todo gira alrededor de él. Tus planes, tus desvelos, tus cambios de humor son los del otro. Te alegras con sus éxitos y te entristecen sus fracasos: eres el otro. No es ni siquiera una simbiosis. No. Es un ejercicio de mimetismo que casi siempre resulta imperceptible, para el resto y para el otro. Porque para el otro no eres nada, no eres más que una persona que hay a su alrededor, una persona que le felicita en sus buenos momentos o que se preocupa por lo que le ocurre, alguien encantador, alguien con el que parece que siempre podrá contar.

Pero nada es para siempre y a veces te desnortas: a veces el otro desaparece sin avisar y ya no tienes centro.

[Imagen de Horst P. Horst]

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 05/07/2009 a las 21:39. Se guardó como La educación sentimental, Los hombres sin atributos y etiquetado como , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

2 pensamientos en “El ombligo del mundo

  1. me encanta esta entrada. ¡Es tan cierta y lo explicas tan bien!

    un besito,

    Natalia

  2. Zeberio Zato-6 de julio de 2009 07:34
    El problema del desamor es que muchos lo confunden con el amor. Piensan tener una relación es perseguir a quien no te quiere… hasta que llega el momento, inevitable, en que esa persona se larga por aburrimiento.

    Quizás la única manera de devolver el centro a uno mismo sea persiguiendo a muchos incautos: la fuerza centrífuga hará que una pequeña parte del cariño se quede en ti mismo.

    O eso, o que me he vuelto un descreído.

    japogo-6 de julio de 2009 21:28
    El centro siempre debe estar en uno mismo y el amor ser algo inherente a él. Quizás deberíamos jugar menos con los reflejos sobre el otro y más con el reflejo que causa aquél sobre uno mismo. Lo que creo es que dos centros así, se atraen.

    Ernesto-7 de julio de 2009 11:35
    Pienso como japogo, el centro tiene que estar, y de hecho está, en cada uno de nosotros. El desamor duele al que lo padece, no al que lo causa, y por eso hay que seguir centrándose en uno mismo.

    Besos

    Hackett-8 de julio de 2009 21:33
    1. Equilibrio: la clave de todo en la vida.
    2. Tus posts son muy buenos, pero las fotos que adjuntas más jajaja

    Besos de colores.

    Madame Tafetán-10 de julio de 2009 00:17
    Zeberio: pero hay otra posibilidad, que es cuando sientes algo por alguien y no te atreves a decírtelo. No es un desamor como tal, es un amor callado, que no se sabe si puede ser correspondido. En cuanto a lo de que te hayas vuelto un descreído, no soy yo precisamente una mujer muy romántica, contando con que tiendo a lo práctico.

    Japogo: es una buena visión. No tiendo a “descentralizarme” pero sí que es cierto que a veces se hace un poco el tonto en ese período entre que te lo piensas y lo dices, que es lo que me ocurre

    Ernesto: claro que al otro no le duele: yo no le he contado nada

    Hackett: el equilibrio es fundamental y lo de las fotos ya me preocupo yo de que sean chulas 😛

    marimoko-13 de julio de 2009 09:57
    Las personas somos lo suficientemente complejas para que nuestras relaciones no sean nada simples. En muchas relaciones por un lado el que persigue está en un desamor continuo por un amor plenamente no correspondido, mientras que el perseguido está en desamor por estar junto a una persona casi por inercia y no suele ser una situación de segundos, minutos, horas, días, sino meses y años. Unos son felices dándolo todo y otros dejándose querer, unos buscando el centro para su vida y otros centrándose en la de otros, cual satélite y planeta. Eso si, no le pidas a una persona que es un satélite por naturaleza, que sea planeta. El desamor no correspondido, solo nos sirve para saber que hay más cosas ahí fuera, cosas fuera de ese centro que nos pueden llenar, amig@s? hobbies? tu mis@? familia?… el desamor solo sirve para si tienes olvidado alguno de esos puntos, recordarte que es momento de recuperarlo.

    Madame Tafetán-13 de julio de 2009 22:34
    Marimoko: sólo puedo quitarme el sombrero ante un análisis tan certero 🙂 Vuelve cuando quieras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: