No son buenos tiempos para los soñadores


Aún recuerdo cuando la fui a ver al cine: era un viernes y acababa de terminar mis clases en la facultad. Cogí un autobús que me dejó en Moncloa y bajé andando hasta los cines Princesa, para verla en versión original, en mi sesión favorita, la de las 16’30. Me gustó, pero no me emocionó tanto como a todo el mundo que me sugería ir a verla.

Sin embargo, con el tiempo, mi preferencia por ella fue cambiando. A los pocos meses, la vi en mi casa, doblada, y me indigné porque le habían puesto a la protagonista una voz de pito que no tenía realmente. Pasados otros tantos, en plena metamorfosis a mi “vida adulta” (por llamarlo de alguna manera: yo cambié de forma sustancial el año que supuestamente debía licenciarme), alguien comparó mi forma de vestir con la de este personaje. No le dí mayor importancia hasta que con el tiempo me he ido dado cuenta de que tenemos puntos en común… bastante llamativos.

En el plazo de dos semanas, el resultado de dos test absurdos del facebook han vuelto a incidir en mis coincidencias con Amélie Poulain. Pese a que siempre he querido que mi banda sonora fuera la de Wonderland, Yann Tiersen le ganó la partida a Michael Nyman y me salió que mi música era la Amélie; más tarde, fue mi identificación con una frase de película: “No son buenos tiempos para los soñadores”.

¿Soy una soñadora? Quizás. Mi mayor similitud con ella no son ni mis faldas, ni el tamaño de mis zapatos ni mi gusto por la música de Yann Tiersen: eso son sólo datos accesorios. Eso que tenemos en común ella y yo es que me encanta hacer feliz a la gente. No siempre fue así: desde hace mucho me gusta ser ese dedo que señala cosas que no están bien, ser el azote de las incorrecciones, pero un día o un momento o que sé yo, no me acuerdo, hice feliz a alguien y me gustó. Y fue algo muy tonto porque me di cuenta de que con muy poquito puedes hacerle a alguien un regalo muy grande: un momento de felicidad, un rato menos de agobio, el saber que alguien le escucha, que se preocupa por él, saberse mínimamente importante.
Cuando la gente se entera que me gusta hacer feliz a la gente me mira raro en la mayoría de las ocasiones: no lo entienden, sobre todo qué me puede aportar. ¿Que qué me puede aportar? Pues no podría decirlo exactamente pero me gusta.

Me gustan:

  • las ciudades
  • los zapatos
  • vestirme de colores
  • llevar flores en el pelo
  • reírme
  • hacer feliz a la gente

No me gusta:

  • ir al campo
  • que me mientan
  • la mala educación
  • los trajes de rayas con zapatos marrones
  • las mezclas sintéticas
  • el chandalismo

[Imagen: una de las secuencias de Amélie (Le fabouleux destin d’Amélie Poulain), de Jean-Pierre Jeunet]

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 19/04/2009 a las 21:40. Se guardó como Otros pequeños placeres y etiquetado como , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “No son buenos tiempos para los soñadores

  1. japogo-20 de abril de 2009 00:52
    Ni fotomatón ni nada… he encontrado a la Amelie española por internet! Jajaja. Encantado.
    Naaaananieenonaaanaaaaanaaaaa nanieeenaaa (esta es la de la BSO de Yann Tiersen que suena de fondo, está claro, no?).

    ernesto51-20 de abril de 2009 19:14
    Buena película y buena banda sonora. Y buena forma de entender la vida la tuya; me quedo de todo con la satisfacción de las pequeñas cosas, ese ayudar sin esperar nada a cambio, con detalles aparentemente nimios y mínimos pero llenos de grandeza.

    Ne change pas dans ton voyage en Itaca.

    Besos

    Yon-20 de abril de 2009 19:44
    ¡Muerte al chandalismo! ¡Vivan las muestras aleatorias de bondad!

    Amelie es todo un canto al triunfo de los que tienen ilusión… que no ilusos.

    supersalvajuan-20 de abril de 2009 20:19
    La pregunta es: ¿Qué no me puede aportar?

    Zeberio Zato-20 de abril de 2009 21:48
    Me gusta:

    La sencillez con la que escribes
    Que te guste hacer feliz a la gente
    Las chicas con vaqueros y camiseta (esto no tiene que ver contigo. No sé si vas así, pero me apetecía ponerlo.)

    No me gusta:

    El chandalismo -excepto el de M.I.A.-
    El sonido del acordeón
    Que alguien que conozco baje la cabeza al verme

    danimetrero-20 de abril de 2009 22:58
    Estoy de acuerdo contigo en todo menos con lo del campo. Vale que hay bichos y pica todo, pero compensa. A alguien tan alegre y divertida como tu le pega.

    Introspectre-20 de abril de 2009 23:23
    Los malos momentos para los soñadores son sólo aquellos en los que abundan… Yo diría que ahora es un buen momento…

    Madame Tafetán-21 de abril de 2009 00:14
    Japogo: me ha llegado al corazón que me tatareases la canción. Por cierto, digamos que soy una Amélie con (un poquito de) más mala leche.

    Ernesto: las cosas pequeñas, cotidianas, a veces son un tesoro por descubrir.

    Yon: si es que el Decathlon ha hecho mucho mal a la sociedad…

    Supersalvajuan: sé menos de eso que de lo que me puede aportar.

    Zeberio: no, la verdad es que yo siempre suelo ir con falda y la excepción que has hecho con el chandalismo la secundo. Por cierto, gracias por decir que te gusta la sencillez con la que escribo (sólo me conformaba con escribir como yo soy/siento).

    Danimetrero: es que me aburro en el campo. Me gusta verlo un ratín, pero nada más. Además, ahí los bichos están en su terreno, no puedo coger la zapatilla para enfrentarme a ellos.

    Introspectre: creo que sí. Pese a ciertas cosas que ocurren a mi alrededor, sigo sonriendo. Sólo me falta cantar ese clásico de La vida de Brian: always look at the bright side of the life…

    encrucijada1 de mayo de 2009 13:56
    Esta película es especial y mágica,yo me enamoré de su música y de su colorido. siempre que estoy sola conmigo misma me gusta ver la peli y sentirme amelie.
    un saludo

    ResponderSuprimir

    Madame Tafetán-3 de mayo de 2009 20:59
    La música es maravillosa y la verdad es que tiene un toque especial que la hace diferenciarse de muchas otras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: