Decálogo para seducirme (a ver si aprendemos a no cabrearme)

  1. Yo tomo la iniciativa. No te asustes, que no me como a nadie: solamente evito perder tiempo.
  2. Que diga lo que quiero sin rodeos no quiere decir que sea alguien carente de sentimientos: te estoy evitando que pienses qué quiero decir.
  3. El exceso de halagos me pone muy nerviosa. Piensa que quiero matar a Peluchito.
  4. Odio que me mientan y, además, te voy a pillar.
  5. El silencio como respuesta no es una respuesta y además fomenta la incomunicación.
  6. Mi tiempo es mi posesión más preciada: yo decido sobre él.
  7. No soy tonta y odio que subestimen mi inteligencia. En ocasiones, puede que me lo haga pero no es un buen síntoma.
  8. Tú no eres el centro del mundo: no te tengas en tan alta estima. Yo decidiré qué lugar debes ocupar en mi mundo.
  9. La capacidad de perdonar no es idiotez sino magnanimidad: no intentes rebasar mi límite.
  10. Que me preocupe por ti no quiere decir que sea tu madre: a ella no le harías ciertas cosas.

(Imagen: fotografía de Horst P. Horst)

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 11/04/2009 a las 22:39. Se guardó como La educación sentimental y etiquetado como . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “Decálogo para seducirme (a ver si aprendemos a no cabrearme)

  1. supersalvajuan-12 de abril de 2009 01:48
    Una buena reflexión sobre el tiempo y la redención.

    M-12 de abril de 2009 16:38
    Jajjajaja…me siento taaannnn reconocida…. debemos de ser una especie aparte…

    japogo-12 de abril de 2009 17:14
    Esto huele a sábado repleto de desatinos y reparto de calabazas al por mayor.
    Me gusta la gente práctica en todo, incluso con las pautas de seducción.

    Madame Tafetán-12 de abril de 2009 17:46
    Supersalvajuan: sobre el tiempo seguro, porque odio que me lo hagan perder

    M: por lo menos veo que no soy la única en el mundo que piensa estas cosas, porque ya hemos coincidido más de una vez en alguno de estos detalles 😀

    Japogo: no ha sido tan catastrófico, porque ya le tengo calado (ya nos conocemos) pero odio que me digan que me llaman (así, con esa seguridad) y que luego no lo hagan, ni siquiera para decir que se han pillado un padrastro con un cajón (y sabe que lo odio). Y luego aparecerá hecho un corderito… si es que…

    Yon-12 de abril de 2009 19:25
    Pues con este decálogo, un poquito de miedo si entra… eso si, al que no le de miedo seguro que merece la pena 😉

    danimetrero-12 de abril de 2009 22:18
    es casi imposible mentir a una mujer y que no te pille. las mujeres sois más o menos unas tres veces más listas que un hombre y más válidas para todo.

    Madame Tafetán-13 de abril de 2009 09:47
    Yon: no es para tanto, ya me conoces un poquito, no es tan fiero el león como lo pintan.

    Danimetrero: no sé si sólo las mujeres… el problema es que mentir bien requiere de mucha memoria por parte del mentiroso y ser un pedazo de actor

    ernesto51-14 de abril de 2009 17:43
    Seguro que a pesar de t claro y preciso decálogo, siguen sin enterarse. Es que los “egos” están demasiado generalizados y nadie piensa en la otra persona, sólo se busca “impactar”, mucho memo selto.

    Suerte y que al menos alguno tome nota.

    Madame Tafetán-20 de abril de 2009 00:32
    Ernesto: sí, parece que sí 🙂

    Hackett-6 de junio de 2009 12:28
    Me han encantado el punto diez ^^

    Besos de colores.

    Madame Tafetán-9 de junio de 2009 17:07
    Hay que procurar delimitar los papeles 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: