Argumentación en contra de las aventuras amorosas, escrita por alguien que ha tenido más de las que le corresponden

  1. Vulgaridad. Todo el mundo las tiene. Quiero decir todo el mundo. Los curas las tienen, la Familia Real las tiene, los ermitaños se las arreglan para tenerlas. ¿Por qué no tropiezan constantemente unos con otros en su húmedo recorrido de dormitorio en dormitorio? Zas, zas. ¿Quién está ahí?
  2. Pronosticabilidad. Cortejo, Conquista, Enfriamiento, Ruptura. El mismo monótono argumento. Monótono, pero no menos horriblemente adictivo. Después de cada fracaso la búsqueda de otro fracaso. ¡Hace que el mundo parezca nuevo otra vez!
  3. Propiedad compartida. Creo que le expuse eso bastante bien a Gillian. ¿Cómo puede uno disfrutar sus vacaciones cuando sabe que los propietarios están esperando a que se vaya para volver a entrar? Y follar contrarreloj no es mi estilo. Aunque en ciertas circunstancias puede tener sus taimadas adicciones.
  4. Mentir. Resultado directo de 3. Las aventuras amorosas corrompen; y el que habla es Alguien Que, etc. Es inevitable. Primero le mientes a un compañero/a y luego, muy pronto, le mientes al segundo/a. Oh, dices que no lo harás pero lo harás. Arrasas un pequeño estanque de integridad emocional con una gran apisonadora de mensonges. Observen al marido en chándal que sale a correr con el bolsillo lleno de monedas para el teléfono. Tin-tin, tin-tin. “A lo mejor necesito tomarme un refresco por el camino”. Tin-tin, tin-tin, el sonido de las mentiras tintineando.
  5. Traición. Qué satisfecho queda todo el mundo con las pequeñas traiciones. Qué jugo le sacan. Roger el Marrullero hace lo que le da la gana impunemente, parte 27; cuando hacer lo que le da la gana impunemente no es muy difícil en realidad. Stuart es mi amigo -sí lo es- y va a perder a su mujer porque se la voy a ganar yo. Eso es una Gran Traición, pero creo que la gente puede encajar las Grandes Traiciones mejor que las pequeñas. Una aventura sería una traición pequeña y no creo que Stuart pudiera encajarla tan bien como la Gran Traición. Como ven, también pienso en él.

Hablando del asunto, Julian Barnes
(traducción de Maribel de Juan)

(Imagen: secuencia perteneciente a su adaptación cinematográfica Love etc de Marion Vernoux)

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 05/04/2009 a las 17:28. Se guardó como La mediateca de Alejandría y etiquetado como , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “Argumentación en contra de las aventuras amorosas, escrita por alguien que ha tenido más de las que le corresponden

  1. Introspectre-5 de abril de 2009 22:52
    ¿Por qué tengo la sensación de que el texto dice la verdad y a la vez no dice la verdad completa? ¿O de que miente y acierta a la vez…?

    Madame Tafetán-5 de abril de 2009 23:02
    Pues porque probablemente cada caso es distinto, con unas circunstancias que lo hacen distinto al resto. Lo mismo leyendo la novela entera se entendería mejor (lo cual siempre recomiendo porque es una de mis favoritas :D)

    japogo-6 de abril de 2009 00:21
    Me pasa algo parecido a Introspectre… me faltan argumentos. O quiero que me falten.

    Madame Tafetán-6 de abril de 2009 10:26
    Jajajaja, esa sí que es buena. Realmente, no es que yo me esté posicionando en contra de las aventuras amorososas (contando con que en más de una ocasión me he sentido “la otra”), pero es que es uno de mis libros favoritos y tiene una de las mejores ideas que jamás he oído: comparar el ser amantes con tener un apartamento en multipropiedad.

    supersalvajuan-6 de abril de 2009 11:09
    Y la venganza? ¿Dónde está la venganza?

    Madame Tafetán-6 de abril de 2009 15:01
    La venganza sería un argumento a favor, ¿no?

    Anónimo-28 de agosto de 2009 06:51
    he sido muy juguetona, y aparento ingenuidad, a pesar de mis 37 años, por lo tanto no me han faltado los amantes.. hasta que logré una aventura con mi jefe de quien me enamoré profundamente.. lamentablemente despues del sexo me cambió rapidamente por una mujer joven que socialmente estaba a su altura.. sigo destruida y sin ganas de aventuras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: