Los chicos educaditos pueden ser motivo de perdición


De vez en cuando, tiene gracia que te digan que no porque si todo fuera fácil desde el principio, sería un aburrimiento.

¿Será su encanto? ¿Será su candor? Las señales te juegan malas pasadas y tu voluntad decide interpretarlas como mejor le conviene. Mejórate me dijo un día, al principio de habernos conocido, cuando él no sabía de mis extrañas aficiones y yo no conocía su serena rectitud.

Pobre de él, decía una amiga mía. No sabe lo que ha hecho. ¡Qué va! No soy tan mala: sólo jugueteo… demasiado. Demasiado para alguien que no quería complicarse la vida, que no quería atarse a una ciudad que no le terminaba de llenar, que quería encontrar algo en lo que centrarse.

Pero allí estaba yo, con mis mordacidades e inconveniencias, para desquiciarle un poquito. Hoy estás imposible, se quejaba. Ana, ya sabes que no me gusta hablar de estas cosas, me decía una y otra vez, todos los días. Insistía porque no me gustaba que me lo dijera pero al final me hacía gracia. Desistí, por muchas razones: antes de que él lo tuviera claro yo ya sabía que se iba a marchar. Pero daba igual porque era divertido seguir trampeándole, porque él también se reía de mí y de mis ataques de egocentrismo, porque me llamaba “vestiditos” y le daba la vuelta a la conversación para crearme un conflicto, porque se preocupaba por mí y a veces ya le dije que parecía mi padre.

En fin… está visto que los buenos chicos no son lo mío.

(Imagen: secuencia de Jules et Jim, de François Truffaut)

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 25/09/2008 a las 21:21. Se guardó como La educación sentimental y etiquetado como , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “Los chicos educaditos pueden ser motivo de perdición

  1. Anónimo-26 de septiembre de 2008 09:45
    Ayyyyyy que fuerte. Gracias por la palabras. Tu tranquila que seuire igual hayá donde esté y seguiremos hablando un poco mediante estas maqueinas infernales de interneeeeeeeeeeeeet. Y no quiero decir más que ya sabes que no me gusta hablar de estas cosas 😛

    un besote

    Madame Tafetán-26 de septiembre de 2008 10:42
    Jajajaja, ¿a que te he sorprendido? Si es que tengo unas cosas: luego dirás que soy una ñoña pero…

    desde plutón-26 de septiembre de 2008 11:58
    En el fondo os gustan los tíos que os dan caña. ¿Evolucionismo? ¿Ganas de tocar los huevos? A saber… Pero hay un dicho en inglés que dice: “Good guys never win”. Qué cierto.

    Madame Tafetán-26 de septiembre de 2008 22:43
    Desde Plutón, no te hagas líos, ¿vale? Si alguien tiene que dar caña esa soy yo y como me toquen mucho las pelotas, puerta y andando.

    desde plutón-29 de septiembre de 2008 10:53
    ¡A la orden!

    supersalvajuan-1 de octubre de 2008 18:39
    Una temporada rara la tiene cualquiera. O no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: