Diez razones por las que no quiero casarme (y menos de blanco y por la iglesia)

Matrimonio (según la RAE): Unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales.

Mi abuela, como buena señora de su tiempo (que no del mío), hace tiempo que dice que a cada uno de sus nietos les quiere hacer un buen regalo el día que se casen. Sólo si se casan como Dios manda. Mi madre, como buena madre que ha asumido las bizarrías de su hija, se lo dice siempre claramente: “Pues el de Ana te lo vas a ahorrar porque no se va a casar”. Mi abuela no termina de asimilar esa determinación mía y me enternece con las justificaciones que me da para hacerlo: la tradición familiar, el amor, la necesidad de un padre para mis hijos… ya sé que parece que mi abuela forma parte del “Foro de la Familia” pero no es así: es una señora de 1925 y encima acuario.

Pobrecita mía… Yo tengo mis razones (especialmente para justificar mis deseos de independencia), pero nunca se las he contado porque ella, en el fondo, es una romántica: me tergiversa los cotilleos televisivos de tal manera que me ha convertido a Risto Mejide y a la ganadora de OT en una historia de Walt Disney.

  1. El blanco no es mi color. Dado que cuando me hago fotos para renovarme el DNI me tengo que echar un maquillaje más oscuro para no confundirme con el fondo del fotomatón ¿qué hago yo vestida con ese color tan poco favorecedor? Para mí y para otras tantas, porque eso de que no hay novia fea…
  2. Un año esperando… El país está en crisis, la juventud es mileurista pero hay que joderse lo que hay que esperar para celebrar el bodorrio. Pide fecha para el magno evento, coordínalo con el lugar del convite, empáchate probando los menúes, las infinitas pruebas del vestido (no engordes/no adelgaces)… contando con mi ascendente géminis, antes de que llegue el día me he aburrido y he dicho que lo hace otra
  3. ¿Por qué tendría que aguantar a un señor célibe y sin cargas familiares que me hable de lo que ha de ser el matrimonio y de que tengo que ser sumisa? ¿Yo le puedo contar la historia de Malinowski y la postura del misionero?
  4. Siempre puede haber un bochorno mayor: la despedida de soltera. A la primera despedida que me invitaron me negué a ir porque me parecía una experiencia vergonzosa el ir a un boys y ponerme una polla en la cabeza. ¿Por qué? Seré una friki pero los stripper masculinos no me gustan (por muchas razones, algunas no aptas para ciertos oídos) y lo de ponerme una polla en la cabeza… ¿tengo que decir por qué? ¿Los tíos os ponéis vaginas de peluche?
  5. Nunca me han gustado las grandes aglomeraciones. ¿De dónde salen tantos invitados? ¿Realmente conoces a todos? ¿Tanto les importas? ¿Nadie ha pensado que les harías un favor no invitándoles?
  6. Posados absurdos con tu pareja sin estar en la playa, en bikini, como Ana Obregón. ¡La naturalidad al poder! Conseguir salir en una foto sonriendo, sin enseñar los dientes y sin cerrar los ojos sin que aquello parezca el video de Black hole sun de Soundgarden no tiene precio
  7. Meses adelgazando para engordarlo todo en una noche. ¿Por qué hay que poner tanta comida? A mí tanta aglomeración de platos me da náuseas sólo de pensarlo y si pienso en la cantidad que se tira no te cuento lo que siento.
  8. Los tipos duros no bailan y las chicas tampoco. ¿Es necesario que el padrino (es decir, mi padre) y yo hagamos el ridículo?
  9. En breve, las bodas serán tipificadas como operación de intercambio monetario. Entre despedidas de solteras genéricas, para amigas íntimas, conjuntas, vestidos, menúes y regalos, que me digan cuántas personas de las asistentes van con ánimo de celebrar algo y no van pensando en cuánto dinero van a meter en un sobre en función de la calidad del menú y de si van a poder llegar a fin de mes, porque tengamos clara una cosa: las bodas se han convertido en el pago de una cena que no has elegido.
  10. Pero, en definitiva, las bodas actuales no están tan lejos de aquella institucionalización del braguetazo que eran las dotes. Beneficios fiscales para la pareja, intercambios doméstico-monetarios, regalos en forma de sobres con dinero… un montón de transacciones económicas encubiertas por un gran merengue de amor eterno y un vestido blanco con cola de cinco metros, porque como dijo un comentario sobre aquella noticia que informaba de que había pisos compartidos pagados con carne consensuada y otros asuntos: el intercambio de alojamiento por sexo y/o labores domésticas ya tenía un nombre: matrimonio.

(Imagen: Firmando en el registro, Edward Blair Leighton)

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 08/08/2008 a las 22:40. Se guardó como Reflexiones y etiquetado como , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “Diez razones por las que no quiero casarme (y menos de blanco y por la iglesia)

  1. Álex Sanmartín – 9 de agosto de 2008 05:14
    Dios, cuántas razones. Yo me quedo simplemente con la de no ser el centro de atención, lo odio. Toda esa cantidad de personas mirándote entre orgullosos y envidiosos… Aunque pensándolo bien, creo que tampoco me gustaría dejarme una pasta enorme de mi más que probable mísero sueldo en preparar una boda por todo lo alto.

    Saludos.

    Madame Tafetán-10 de agosto de 2008 21:59
    No es la primera persona que oigo decir que no quiere casarse porque no le gusta la idea de ser el centro de atención. En cuanto a lo del dineral que te gastas en una boda, yo alucino como habiendo crisis y teniendo unos sueldos más que precarios a la gente le encanta ir de bodas y todo lo que ello implica (vestido, regalo, despedida de soltero/a…)

    supersalvajuan-12 de agosto de 2008 02:16
    El matrimonio, como institucion antigua que es, tiene lo que tiene. Es institucionalizar. Un papel. Por si pasa algo, dice mi padre. Alternativas. Una antigua amiga de baloncesto, Inma, se casó de rojo. El personal flipó, pero ella lo hizo porque le gustó.Hay que esperar mucho más de un año…para nada. Esperar es como dormir: Aburrido y una pérdida de tiempo. Lo de las despedidas es opcional: yo me niego a ir. El personal se desmadra: ¿Si no te desmadras habitualmente por qué desmadrarse un viernes por la noche rodeado de semidesconocidos?. Respecto a lo de la comida, 100% suscribo lo que escribes, aunque siempre se pueden hacer excepciones (mi hermano, en su boda, me mandó a una camarero con 2 huevos fritos y patatas, y yo más feliz que el mundo entero). En cuanto a la foto, reconocerás una cosa: la recién esposa sonríe, mientras que el estrenado marido finge pero no puede sonreir, se acaba de dar cuenta del error que ha cometido. En lo demás, estoy de acuerdo. ¿Qué haces que no escribes en una revista de mujeres? Yo leo la que compra mi madre los sábados, y creo que el personal no escribe realmente lo que piensa. Un saludito. Chaíto

    Madame Tafetán-25 de agosto de 2008 23:27
    Hombre, claro que puedes hacer lo que te dé la gana en una boda, pero te resultará más complicado porque te lo van a poner más difícil. Yo, por ejemplo, tuve una temporada que me quería casar vestida con un vestido de cuero negro. ¿Te imaginas las caras? Esto es producto de lo que observo en las bodas que se acontecen a mi alrededor; si es por los papeles, vas un día al juzgado, firmas, no avisas a nadie, y tan campantes (que en el fondo, es eso, un trámite legal). En cuanto a las fotos, ahí finge hasta el último mono: la suegra porque no le gusta la nuera, la mitad de las invitadas porque les duelen los zapatos, vosotros porque estáis sudando la gota gorda con el traje… En cuanto a los papeles fingidos, yo conozco a alguna que ha tragado con una boda por la iglesia porque el novio se empecinó.
    ¿Me escribes una carta de recomendación para escribir en una revista femenina? El problema es quién me querría, que a veces me pasó de caústica con lo que exige del sexo femenino.

    supersalvajuan-26 de agosto de 2008 09:59
    Hablas con el antiexperto en curriculums y cartas de recomendación. Una vez hasta le pedí a un cura que me hiciera una para un colegio católico, y me salió el tiro por la culata. Pero en fin. Lo primero es : ¿En que tipo de revista? ¿Tipo Mujer hoy? ¿Tipo pronto? Y lo que yo creo más importante: ¿En que sección? Las revistas femeninas son tejidos de microhistorias, en las que las lectoras (y los lectores, que en la peluquería de “Hombres” a la que voy [yo diría más bien abuelos] la gran triunfadora es el Hola, por encima del As y el Marca. Es decir, no es lo mismo escribir en la sección tendencias que en moda, no es lo mismo belleza que consejos, no es lo mismo consultorio que salud, no es lo mismo estilo que decoración, no es lo mismo actualidad que curiosidades. Justo ahí es dónde debes poner énfasis (habla el inexperto, por supuesto, que parezco Julio César haciendo una reflexión), en la especialización, en división extrema en ramas y apartados. Dime cuántos caracteres y me inventaré algo para tu futur@ redactor/a jefe.

    Anónimo-20 de agosto de 2009 17:08
    pues en general los hombres no se quiren casar. A diferencia de las mujeres que esperamos en mas o menos tiempo “la boda”. Para los hombres tal vez solo sea una decision para hacer feliz a la novia.
    Por otro lado, para nosotras es como darnos un lugar en la maldita sociedad y vernos radiantes y bellas para nosotras mismas y el hombre que ha de ser nuestro esposo.
    Pero claro ustedes nunca entenderian esas cosas, ya por algo se visten desarrapados y sus panzas crecen sin el menor cuidado o son poco cariñosos o despues no quieren tenern hijos.
    Pues yo si quiero casarme y me gustaria encontrar a alguien que pueda ser feliz conmigo.
    Ademas no es necesario hacer fiestas, finalmente quienes pagan somos nosotros.

    Madame Tafetán-29 de agosto de 2009 01:45
    Si no te has dado cuenta, soy una mujer. Ni creo que los hombres sean tal y como dices (hay de todo, te lo aseguro) y yo no quiero casarme de ninguna de las maneras (si acaso, acto burocrático y punto, que es para lo único que sirve). Ese sitio que comentas no me interesa en absoluto y si quiero llegar a alguno, lo haré por mí misma

    Anónimo-29 de septiembre de 2009 21:09
    Según he entendido no estas en contra del matrimonio, sino unicamente de una fiesta grande, en ninguna de las razones que has enumerado, esta el hecho de que puede “puede”, perderse un alto grado de independencia y libertad… solo a la fiesta… asi que entiendo que si no te hacen la fiesta y todo el alboroto… te casas?????

    Madame Tafetán-30 de septiembre de 2009 00:38
    No, no me caso de ninguna de las maneras, a no ser que me digan que los beneficios fiscales son muy favorables: entonces haría un papel como cuando echo una instancia en cualquier administración pública. Pero creo que ni con esas (ya lo digo al inicio, aparte de que es una gran ironía lo que estoy diciendo)

    Anónimo-4 de diciembre de 2009 09:46
    AHORA QUE LO PIENSO, ME QUIERO CASAR. PERO NO HARE FIESTA. INVITARE A MIS FAMILIARES Y AMIGOS QUE QUIERO QUE ESTEN. NO INVITARE A LOS AMIGOS DE MIS PADRES O DE MIS SUEGROS. AUNQUE AHORITA ESTOY SOLTERO. NO INVERTIRE MUCHO DINERO A UN NOVIAZGO NI A UNA BODA. CUANDO ME CASE SI. EL DIA QUE ME CASE YO DEBO CONVIDAR A MUCHAS PERSONAS A COMER? NO LO CREO. QUE SE BAJEN DE ESA NUBE. ESE DINERO LO NECESITO PARA MI NUEVA (FUTURA) VIDA

    Madame Tafetán-4 de diciembre de 2009 10:35
    Querido amigo mexicano: la próxima vez que escribas un comentario, lo haces con mayúsculas y minúsculas y me acentúas correctamente, ¿ok? Porque ahora mismo pienso que eres un maleducado en un sentido muy amplio de la palabra (me estás gritando, no sé si te das cuenta).

    Pili-26 de diciembre de 2009 04:25
    Bueno creo que todos en algún momento desean compartir su vida con alguien, realmente no se porque pero pasa, yo por ahora nada quever, quiero seguir soltera por unos años mas, para que complicarse es la verdad.
    El tema del dinero y lo que se gasta es un hecho, creo que gastas todo lo que juntaste desde que empezaste a trabajar, y las iglesias las tienes que separar por año y con arto billete por que sino no atracan.
    Bueno es todo un tema.
    Saludos

    Madame Tafetán-28 de diciembre de 2009 23:30
    Podríamos decir que la gente se casa para no estar sola. Así de simple

    Anónimo-29 de diciembre de 2009 05:54
    Pues de todas las razones que das para no casarte, comparto algunas. Sin embargo, me parece que lo tuyo tiene mucho que ver con un grado altisimo de amargura. Incluso las mayusculas que alguien puso mas arriba, las tomas como una agresion directa hacia ti. Espero no te molestes si es que no pongo acentos, pero el computador desde el que estoy no los tiene configurados en el teclado.
    En conclusion, tienes derecho a pensar y decir todo cuanto quieras, pero el tono que utilizas suena un poco a imposicion.

    Madame Tafetán-19 de enero de 2010 00:41
    El tono que adopto es puramente irónico y ese es el problema: que mucha gente no sé por qué se lo toma en serio cuando es una gran parodia de mis razones para no casarme. Sobre lo de la amargura, no me conoces y para colmo me has malinterpretado, como tantos otros. Sobre lo de las mayúsculas, no me las tomo como una agresión, pero si hay unos códigos que se deben respetar en internet dado que faltan rasgos supresegmentales lo señalo, aparte de que una escritura así dificulta bastante la lectura.
    Sobre la imposición… cada cual puede hacer de su capa un sayo, pero igual que yo respeto otras opciones, detesto que a mí me obliguen a participar de cosas en las que no creo.

    neleb-4 de abril de 2010 08:26
    🙂
    Estoy a punto de casarme con todas esas cosas q mencionas y no tine x q ser todo tan malo siempre y cuando sea lo q realmente quieres tu y con lo que eres feliz. Soy fèliz con esas cosas q decia tu abuela pq no me dan el regalo a mi????’

    Madame Tafetán-4 de abril de 2010 16:56
    Efectivamente: sarna con gusto no pica.
    Y ya con esto cierro los comentarios de esta entrada porque una vez más, veo que la gente no es capaz de leer con ironía una visión personal sobre algo concreto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: