La educación sentimental

Iris, en las películas, están las protagonista y las amigas de la chica. Tú, te lo aseguro que eres una protagonista pero no sé por qué actuas como la amiga de la chica.

¿Por qué Iris se comporta como si fuera la amiga de la protagonista?

Los viernes por la noche tengo pocas ganas de pensar. A eso de las nueve y cuarto de la noche llego a mi casa, después de mis cuatro horas y media de francés, del trabajo, del cansancio que acumulo por culpa de mi mala cabeza, y sólo quiero hacerme una pelota en el sillón y ver una película sencillita, en la que no tenga que apreciar su calidad ni sus detalles, que me haga creer que otras realidades son posibles. Es un poco como leer un libro, asumiendo su pacto de ficción y aceptando ese mundo posible hasta que lo cierras, sólo que un poco más opiáceo.

El otro día le tocó a The Holiday y he de reconocer que cumplió su cometido. Sale Jude Law, un punto a su favor, aunque me devolvía constantemente a la realidad porque yo que soy correctora, yo que he estudiado filología, nunca he encontrado un chico así en la facultad. Sin embargo, fue Kate Winslet, Iris Simpkins en la ficción, quien más me hizo pensar: me identifiqué con ella o, por lo menos, me resultó vagamente familiar. No es su carácter, ni el imbécil de su ex, ni siquiera el posible exceso de peso, sino su concepción del amor, que más o menos compartimos todas las mujeres porque nos crían con películas de princesas cuando somos unas niñas y películas ñoñas cuando dejamos de jugar con muñecas. Formamos parte de un juego cruel que tiene, por lo menos, un par de siglos de existencia, que ha modificado su vía de transmisión (de la novela al cine) y que tiene como meta el convertirnos en pequeños proyectos de Emma Bovary. Es una educación sentimental bastante puñetera que, por más que intentemos pisar tierra y ser racionales, siempre caemos en la falsa idea de que hay un amor perfecto, posible pese a las dificultades, en el que todo cuadra, como ocurre en las novelas de Agatha Christie, porque en el fondo, la célebre novelista desarrollaba una perfección matemática que la abstrajera de su fallido primer matrimonio. Al fin y al cabo, el príncipe azul está más cerca de Papá Pitufo que de otra cosa.

Todas deberíamos ser protagonistas de nuestras vidas. Me parece una idea maravillosa y, en el fondo, deberíamos aspirar a ello, pero lamentablemente muchas veces estamos en la posición de la amiga de la chica porque las cosas no son tan fáciles, ni están exentas de alguna controversia. Sufrimos como las ilusas que somos en muchas ocasiones e incluso le echamos agallas al asunto, pero hay más posibilidades de que nos salga rana por creernos que todo será como en la película del viernes por la noche.

[Imagen: gordaydivina]

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 08/06/2008 a las 0:45. Se guardó como Reflexiones y etiquetado como , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Un pensamiento en “La educación sentimental

  1. Planosubjetivo.com (8 de junio de 2008 13:45)
    Y después de un viernes (y por lo tanto semana) tan duro eres capaz de hacer esta reflexión ¿?

    Sabía de la existencia de esta película y no me había llamado la tención, aunque después de lo que has escrito igual me animo a verla (un viernes por la noche también).

    Como mínimo la dejaré en cola junto a las 100 películas que también tengo pendientes.

    ¿Tan mala actriz te parece Keira Knightley? 😦

    Madame Tafetán (8 de junio de 2008 21:17)
    Hombre, no voy a decir que es pésima, pero no me parece tan excepcional, aunque en esta vida, todo va por rachas, tan pronto está arriba como que acabará mordiendo el polvo. Pensaba que era la única a la que Keira Knightley no la convencía pero últimamente veo que no y, lo mejor de todo, Carlos Boyero comparte mi apreciación.
    No está mal la película: no voy a decir que es un peliculón pero cumple mis expectativas de peliculita amable con chico guapo, aunque Kate Winslet acabe con Jack Black (no descubro nada). De todas formas, no sé yo si te va a convencer, vistos tus gustos fílmicos 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: