Una revelación

He tenido una revelación. Visto que mis jefes no me quieren subir el sueldo porque si lo hacen ellos tendrán menos monedicas, he decidido que me voy a sacar un sobresueldo. En un principio pensé en dejar el trabajo y hacerlo directamente en mi casa pero, bien pensado, es compatible con mi jornada laboral y así podría tener dos sueldos. Además, si lo hiciera desde allí, me desmotivaría: en pantuflas, con la legaña puesta, un pijama de muñequitos… ¡Ah! Que no os lo he dicho: una línea erótica.

No os creáis que no he pensado en que me podría sorprender algún día porque alguno de mis compañeros fuera un fiel usuario de este servicio, pero después de pensarlo mucho, es mejor que la otra opción que barajé: hacerme dominatrix. Me han hablado muy bien de unos cursos en los que te enseñan cómo serlo, pero me temo que no superaría la experiencia de encontrarme al financiero: la rectitud de ciertas personas me hace sospechar de sus gustos.

[Imagen: There is beauty in pain]

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 18/04/2008 a las 23:41. Se guardó como Trabajo y etiquetado como , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

2 pensamientos en “Una revelación

  1. Y para ese curro te tienes que hacer autónoma o como va eso???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: